Las edades de las víctimas oscilan entre los 15 y los 75 años; dos de los heridos se encuentran en estado crítico, según Holbrook.