Esta vez tampoco estará Messi, no queda nadie de aquella plantilla y Xavi, dirigirá a un Barça con la soga al cuello.