El punto más infernal se ubica en Mexicali, la capital, donde se rompieron todos los récords anteriores, indicó autoridades locales.