La Misión de las Naciones Unidas en Afganistán condenó el atentado y exigió el cese de los continuos ataques contra los afgano.