En aquel entonces, su manicurista de confianza reconoció que estuvo seis horas haciéndole las uñas a la cantante catalana.