el asesinato de cuatro miembros de una misma familia, que se ha convertido en la masacre número 77 en Colombia.