El fuego se extendió a lo largo de 24 hectáreas, entre las ciudades estadounidenses de Springville y Provo.