La enfermedad puede resultar letal en cuestión de horas si no se trata y sigue siendo una amenaza mundial para la salud pública.