Las autoridades de Kenia todavía están estableciendo las identidades de las víctimas, pero la mayoría de ellas son ugandeses.