El fuerte terremoto se sintió en una amplia zona del oeste de Japón, así como en parte del centro del país.