Vicepresidente: economía creativa no es de subsistencia

La economía creativa no es de subsistencia, así infirió este 13 de febrero la vicepresidente de Nicaragua Rosario Murillo en su alocución acostumbrada, en respuesta a algunas personas que desprecian esta forma de generar dinero y mantener a sus familiares.

La vicemandataria dijo que “algunos desprecian esa economía y le llaman economía que no lleva a ninguna parte, dicen de subsistencia, y lo dicen despreciativamente, qué equivocación, qué desprecio hacia los seres humanos, qué error. ¿Qué sería de los pueblos, de los países, del mundo, sin el trabajo esmerado, honrado, dedicado de los pequeños? así nos dicen, los pequeños”.

Murillo resaltó que no son pequeños los emprendedores, sino “somos todos, somos los pueblos, somos las familias y las comunidades honradas y trabajando honrosamente para llevar con honradez desde nuestra eficacia, desde nuestra responsabilidad el pan nuestro de cada día”.

La vicemandataria agregó que “Dios bendice esos emprendimientos creativos y esa economía que es democrática, porque incorpora a todo el que quiera trabajar, y les permite prosperar, avanzar y crear bienestar para su familiar”.

“No se comprende al que desprecia al trabajador o a las familias, porque creen que solo los “grandotes” tienen derecho, que solo los “grandotes” pueden, no, la riqueza se hace entre todos”, reflexionó Murillo.

Continuó que “los grandes también pueden aportar y hacer sus negocios, pero no pueden despreciar, porque nadie tiene derecho a despreciar a otro ser humano, y menos a ver con desprecio a los que trabajan buscando la vida con honradez y con capacidad y con talento además”.

“Cuántas expresiones de desprecio sabemos que se dan todos los días a esta restauración de la economía en Nicaragua que ha sido posible después de la destrucción de los que odian, que ha sido posible por el esfuerzo, por el sudor de tantos nicaragüenses, trabajadores, laboriosos, talentosos, exitosos, nicaragüenses honrados que aman a Nicaragua”, expresó la vicemandataria.

CARLOS

Carlos Daniel Jarquín