Cafetería granadina es atendida por sordos

Sordos y ciegos construyen sus sueños sin exclusión

En la ciudad colonial de Granada se encuentra un proyecto único fundado por un español nacionalizado nicaragüense, se trata de Centro Social Tío Antonio, donde laboran personas con discapacidad.

Centro Social Tío Antonio inició en el 2005, hace 12 años en la ciudad de Granada, como un proyecto para incluir a personas con discapacidad al mundo laboral, su fundador es un español que vino al país hace 14 años.

Tiene dos espacios principales, el taller de hamacas donde trabajan personas ciegas y Cafetería de las Sonrisas donde atienden sordos.

Cada hamaca se hace con mucho amor, hasta que queda una verdadera obra de arte, el material es total de algodón y de calidad, hecha por manos laboriosas. Jackson Almanza de 28 años es ciego, tiene 5 años de trabajar en Tio Antonio.

Café de las Sonrisas con 7 años de existencia tiene la decoración sobre el lenguaje de señas tanto en las paredes como en las mesas que le permiten al cliente comunicarse fácilmente. Irma Urbina tiene doce años de laborar en el centro, ahora atiende a los comenzales.

Centro Social Tío Antonio fue reconocido por el Papa Francisco, luego que un trabajador confeccionara una hamaca que se le entregó al sumo pontífice.

La meta de Tío Antonio es seguir creando otras empresas y dar trabajo a más personas con dispacidad, su sueño es que esto deje de ser noticia en el mundo, donde cada centro laboral incluya sin distingo a todas las personas.

CARLOS

Carlos Daniel Jarquín