Presuntos secuestradores del niño de Chinandega pretendían cobrar por su rescate

Maybell Junieth Baltodano Hernández de 30 años de edad y Magdiel Ramón Pérez Mendoza de 31 fueron presentados como los supuestos secuestradores del niño Arístides Osejo Baca de tres años de edad el pasado viernes 9 de marzo, según la versión policial leída por el comisionado general Francisco Díaz, subdirector de la Policía Nacional, el móvil del hecho fue por “lucro personal”, es decir pretendían cobrar por su rescate.

Las principales acciones policiales, según Díaz, que llevaron al esclarecimiento del hecho fueron la búsqueda y circulados de sospechosos de vehículos por características físicas y de vestimentas, elaboración de retrato hablado, alerta a los puestos de control de fronteras, la ubicación y entrevistas de los investigadores a testigos en la ruta utilizada por los supuestos secuestradores y reconocimiento de las personas y vehículos.

Además las autoridades para dar con el paradero del menor de edad realizó inspecciones al lugar del hecho y rutas de escape de los secuestradores, aplicación de la técnica canina en la escena del hecho y supuestas rutas, y se aplicó la misma en la ropa del niño para identificar a los presuntos delincuentes “resultando positivo en el caso de Maybell Baltodado, quien en ese momento estaba siendo inestigada, estaba en poder de la policía” detalló Díaz.

Los peritos además capturaron a Magdiel Ramón Pérez Mendoza en Chinandega, en una vivienda ubicada de Sinsa 150 varas al norte, donde se le ocupó el automóvil marca Hyundai Eon, color blanco, placa M 253-015 de la empresa L Renta Car, además de dos teléfonos móviles.

A través de informaciones, los investigadores también allanaron la casa de familiares de Maybell Junieth Baltonado, donde ella lo había escondido, y se logró la recuperación de Arístides Osejo.

Casos falsos de secuestro

Díaz hizo un llamado a la población a no dejarse manipular por informaciones falsas circuladas en redes sociales sobre casos de otros secuestros como las niñas que habían abandonado su hogar en Bilwi por problemas familiares, que las habían puesto como secuestro.

También del caso que sucedió el sábado 10 de marzo sobre el incidente de un niño en el restaurante El Granadino, en San Carlos, Río San Juan, donde los usuarios hablaban de secuestro, sin embargo Díaz lo desmintió.

Un tercer caso que circulaba de manera falsa es el de la niña del Distrito V en Managua, que se trababa de abandono de hogar. Díaz finalizó también desmintió las fotografías que circulan de una banda traficantes de órganos de niños, “son bandas que han operado con ese mismo modo de operar en otros países”.

CARLOS

Carlos Daniel Jarquín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.