Presidente Ortega pide a EE.UU respetar a Nicaragua

Nuevamente miles de Nicaragüense caminaron desde la Rotonda Jean Paul Genie hasta la Rotonda Hugo Chávez, en la caminata por la justicia, la vida y en demanda por justicia de las víctimas de los golpistas, al concluir la misma el presidente Ortega se refirió a la paz y al respeto a la patria.

Septiembre victorioso, fueron las primeras palabras del presidente Ortega ante la multitud al llamar “primera gran victoria contra el expansionismo norteamericano” refiriéndose a la gesta heroica de 1856 en la Hacienda San Jacinto.

Recordó la historia de guerra de aquellos años, que permitió en ingreso de las fuerzas invasoras al mando de Williams Walker, quien llegó hacer presidente de Nicaragua, pero en San Jacinto se defendió por primera vez la soberanía y se alcanzó la victoria.

Ortega dijo que las familias y los pueblos quieren vivir en paz pero las políticas expansionistas de estados Unidos no han dejado vivir en paz a los nicaragüenses y a otro pueblo.

Aseguró que desde el 2007 se inició el proceso de construcción de la Paz partiendo de la seguridad, estabilidad, tranquilidad, con avances en la lucha contra la pobreza, generación de empleos, construcción de caminos y calles para el pueblo, programas sociales, alcanzándose todo con el consenso de la mayoría.

Denunció el plan de destruir al gobierno y al pueblo con una intervención armada que ha provocado dolor y luto a las familias nicaragüenses e incluso la salida del país de mucho, la mayoría en Costa Rica a los que nuevamente invitó a regresar al país.

Llamó a consolidar la paz para recuperar la estabilidad de las familias, donde se pondrá a prueba las capacidades, disposición para reencontrarnos y volver al camino de una sociedad feliz.

Al gobierno norteamericano les envió un mensaje: “si quieren ayudar al pueblo nicaragüense, no deben meterse con Nicaragua, deben respetar a Nicaragua” como cualquier nación del mundo.

Llamó a los golpistas hacer sus marchas de forma pacífica, sin destruir los bienes del pueblo, así como lo hacen las marchas sandinistas, muestra de las victorias en la batalla para construir una Nicaragua para vivir en paz.

“Es mejor librar la batalla con marchas que librarla a balazos, por eso las marchas continuarán por las paz en Nicaragua”, culminó el mandatario.