“Prefiero trabajar en silla de ruedas que pedir”

A Fidelía Madriz hace 10 años le amputaron los 2 pies pero no las ganas de trabajar, y es que ésta mujer de 76 años se levanta cada día a las 5 de la mañana para ir a vender tortillas, café y otros alimentos.

Yo no entiendo por qué la juventud no quiere trabajar, se pregunta con una carcajada Doña Fidelía quien además tiene algunos problemas de vista, sin embargo asegura que trabajará hasta el último día que Dios le de vida.

Quienes conocen a Doña Fidelía le admiran y consideran que su ejemplo y abnegación es digno de ser imitado.

“Prefiero trabajar que pedir, a mi me da pena, mi Madre no me enseñó eso” afirmó con el buen ánimo que le caracteriza Doña Fidelía mientras palmeaba tortillas.

El negocio de Doña Fidelia se encuentra en la entrada principal del portón que conduce hacia la Emergencia del Hospital Lenín Fonseca en Managua.

PABLO

Pablo López