A un paso de crear un anticonceptivo masculino

Históricamente, las mujeres han tenido la responsabilidad anticonceptiva: pastillas, DIU, parches, condones femeninos, chips, inyecciones. Aunque los productos que están a la venta cada vez tienen menos efectos secundarios y mayor porcentaje de efectividad, la mayoría de los anticonceptivos, o al menos los más accesibles, son hormonales y tienen efectos secundarios que no se pueden contrarrestar fácilmente.

Durante los últimos años, las investigaciones científicas han sumado sus esfuerzos y tecnologías para diseñar un anticonceptivo masculino con la suficiente dosis de hormonas pero sin alterar significativamente a un cuerpo que produce esperma sin cesar.

Ahora, los científicos dieron un paso más en los exámenes de Vasagel, un gel anticonceptivo que no es tan invasivo como una vasectomía y que resultó ser 100 por ciento efectivo en las pruebas con primates: El futuro del control de la reproducción sexual.
Los resultados fueron publicados en la revista Andrología Básica y Cínica y se llevaron a cabo en 16 macacos machos, quienes fueron reinsertados a su grupo original (con hembras) para ser monitoreados durante al menos un periodo de apareamiento. Durante un periodo de dos años, no hubo concepciones y tampoco presentaron efectos secundarios significativos.

The Guardian explica que una gota del producto se aplica directamente en los conductos deferentes, los conductores del esperma del aparato reproductor masculino para que actúe como “una barrera de larga duración” y que es lo suficientemente “espesa” para evitar el paso regular de la esperma y que así pueda ser “reabsorbida” por el propio cuerpo.
Para retirarlo del organismo no se necesita más que la inyección de una mezcla de bicarbonato de sodio para restaurar el flujo de esperma.

De acuerdo a los líderes de la investigación del Centro Nacional de California para Investigaciones con Primates, aseguraron que las opciones anticonceptivas masculinas no han cambiado mucho durante décadas: “Está la vasectomía, que se revierte con dificultades y los condones”. Por eso, si ellos (los hombres) supieran que hay un producto que además de ser confiable también es reversible, entonces “sería más llamativo para ellos”, afirma Catherine VandeVoort, la líder del proyecto.

La Fundación Parsemus, organización sin fines de lucro con sede en California y que trabaja para crear soluciones de bajo costo de los productos que han sido rechazados por la industria farmacéutica, pretende financiar una prueba en humanos con la ayuda de donaciones basándose en los resultados positivos arrojados por las pruebas con primates.

De acuerdo a VandeVoort, una de las cosas más importantes del “modelo con changos” es que el aparato reproductor es muy similar al de los humanos “e incluso producen más esperma que ellos”, por lo que hay altas probabilidades de que sea efectivo en humanos.

Fundación Parsemus asegura que dependen absolutamente del apoyo del público para que Vasalgel salga al mercado, ya que los métodos anticonceptivos a largo plazo no son un mercado tan fructífero para las grandes empresas de fármacos:”Vender pastillas para las mujeres cada mes es un negocio más prometedor“.

Los investigadores continúan trabajando en la creación de un producto que no involucre brotes de acné, cambios repentinos de humor, depresión o alteración de la libido y que ofrezca una nueva alternativa que emancipe el mercado masculino y que brinde más opciones para las mujeres.

Cultura Colectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.