Por qué nunca deberías acostarte a dormir con el pelo mojado

¿Sueles bañarte antes de ir a la cama por la noche? Si es así, ya sabrás qué tienes que hacer: conectar el secador de pelo, porque acostarte con el cabello mojado hará que te despiertes con un resfriado.

Sin embargo, a pesar de lo que te haya dicho tu madre, en verdad es bastante improbable que esto suceda ya que los resfriados y las infecciones de las vías respiratorias altas están causados por virus, por lo que irte a la cama con las trenzas húmedas no hará que te resfríes.

Sin embargo, eso no significa que puedas olvidarte del secador de pelo, hay buenas razones por las que no deberías dormir con el cabello mojado.

No le hace bien a tu pelo

Al apoyar tu cabello mojado sobre la almohada, la fricción que se produce cuando te giras al dormir puede dañarlo, aunque lo peor es que causará estragos en tu pelo cuando te levantes. “Dormir con el cabello húmedo no provoca ningún daño particular a los folículos pero puede hacer que el cabello tenga un aspecto más plano o se encrespe cuando te levantes. En ese caso te resultará más difícil amoldarlo, sobre todo si te levantas con prisa al día siguiente”, explicó Phil Smith, estilista de algunas celebridades y creador de BE GORGEOUS.

Así que aunque la cama te esté llamando, vale la pena dedicarle algunos minutos a tu cabello, al menos para secarlo un poco. “El secado del cabello suaviza todas las cutículas, de manera que estas se orientan en la misma dirección, pero cuando pones la cabeza sobre la almohada con el cabello mojado, las cutículas se dispondrán en ángulos diferentes y el cabello perderá brillo y será más difícil de peinar”, explicó Phil. De hecho, sugiere usar un spray alisador como “Phil Smith BE GORGEOUS SUPER SMOOTH Keratin Spray”, que cuesta tan solo £ 4.00 en las tiendas Sainsbury’s de todo el país. Este producto no solo ayuda a que el pelo se seque más rápido sino que también le agrega queratina a las cutículas, para reducir el encrespamiento.

Phil también recomienda peinarse antes de ir a la cama, usando un cepillo o un peine. “Es importante que antes de acostarte te cepilles rápidamente el cabello ya que de esta manera reducirás al mínimo los nudos y los enredos que pueden aparecer por la mañana”.

De hecho, contrario a la creencia popular, en realidad no es tan malo dormir con el pelo atado. “Siempre y cuando no uses bandas elásticas, las cuales producen roturas del cabello, y no te ates el pelo demasiado fuerte ya que esto tirará de las raíces y causará un estrés innecesario”, puntualizó Phil. Sin embargo, puedes hacerte una trenza floja y así obtendrás unas preciosas ondas cuando te levantes por la mañana, o recogerlo en la parte alta con una felpa para evitar cualquier tipo de daño.

¿Quién podría imaginar que la humilde felpa para el pelo se convertiría en la salvadora de los cabellos mojados?

Puede causar dolor de cabeza

Acostarte con las trenzas húmedas quizá no hará que te resfríes pero puede causarte dolor de cabeza. ¿Por qué? Durante las primeras etapas del sueño tu temperatura corporal suele bajar hasta equipararse con la de la habitación y luego aumenta durante la fase de sueño REM. Si durante ese proceso tienes el cabello húmedo, la cabeza no será capaz de ajustarse a la temperatura corporal, lo cual puede provocar dolor de cabeza.

Puede generar desagradables infecciones

La almohada es un caldo de cultivo ideal para las bacterias y otros microorganismos desagradables ya que esta absorbe tu sudor, la grasa natural de la piel e incluso las células muertas. Así que si le añades el cabello mojado a esta mezcla, obtendrás las condiciones perfectas para contraer una infección.