Nicaragua está reconstruyendo rutas de reconciliación, de encuentros, de trabajo y paz

La Vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo destacó el hecho que en el país vamos reencontrando, fortaleciendo la paz, fortaleciendo la tranquilidad, la seguridad y el derecho al trabajo todos los días.

Hizo énfasis que vivimos en una Nicaragua que quiere paz y trabaja por la paz y la justicia todos los días, “en esta Nicaragua que, desde el hogar, la familia, el barrio, desde la comarca, la comunidad, está reconstruyendo rutas de reconciliación, de encuentros de trabajo y paz. Ese es el mandato cristiano que todos tenemos reunirnos como familias nicaragüenses, reencontrarnos como familias en comunicación permanente y en restauración de nuestro espíritu cristiano, y nuestra manera de ser generosa y solidaria”.

Evocó el hecho que ayer, cuando estábamos en el hermoso acto de conmemoración de los 40 años de la Toma del Palacio, “pensábamos tantas cosas, veíamos rostros iluminados por la valentía y la alegría de los hermanos y hermanos que acompañaron, multitud de miles y miles, esa caminata y las caminatas que se hicieron en todo el país, caminatas de amor a Nicaragua, caminatas de reafirmación de la paz, caminatas de orgullo por nuestro país, caminatas de agradecimiento a Dios, porque recuperamos la seguridad, la paz”.

En ese sentido agregó que vamos caminando paso a paso para reconstruirnos como familia, reconstruir la economía “que destruyeron, los perversos, los malvados. Esos que todo el mundo sabe quiénes son y esos para quienes pedimos justicia por los crímenes cometidos, justicia por las 198 vidas, y por todas las pérdidas que han tenido todas las familias nicaragüenses”.

No obstante, dijo que el esfuerzo ahora, la lucha ahora es para consolidar esta paz que tenemos gracias a Dios e ir adelante, ir adelante y siempre más allá. Ir a delante reconstruyéndonos, restaurándonos, reencontrándonos con nosotros mismos, con nuestra capacidad, esa fortaleza espiritual inmensa que tenemos.

“Veíamos los rostros. Veía el rostro del nietecito del compañero Bismark Martínez, desaparecido desde el 29 de junio, en Jinotepe. Veía el rostro del niño cuando el Comandante lo mencionó. Ese niño lloraba, era su abuelo, muy cercano y ahí estaba también su abuela, la esposa de Bismark. Y cuánto nos conmovió el corazón ese niño, y como él debe haber muchos más llorando la ausencia de sus seres queridos. Era en ese momento el ejemplo vivo de sufrimiento de las familias nicaragüenses. Cuánto le pedimos a Dios que le de consuelo, que le de alivio, que no sufra. Imposible no tener dolor, pero que se ocupe de sus estudios, que pueda reencontrarse con la dicha de ser un niño y de tener un futuro por delante. Dios le conceda el don de la alegría y sin perder ese dolor por la ausencia. La abuelita y también a la esposa de Bismark, a la hija, por todos ellos pedimos y por todos los que perdieron seres queridos le pedimos a Dios todos los días”.

Rosario dijo que es el inicio de un proceso de restauración, aceptar el dolor, aceptar el duelo y pedirle a Dios que nos de consuelo y que nos permita ir adelante, sin olvidar.

“No vamos a olvidar tanto crimen, tanto sufrimiento. No vamos a olvidar ese dolor, no podemos olvidar, porque ahora más que nunca reconocemos lo que son capaces de hacer los malvados. Tenemos 11 años de paz, casi como que habíamos venido dejando atrás el recuerdo de la maldad expresándose, causando sufrimiento y dolor así a nivel masivo, porque se daban crímenes en zonas montañosas, en zonas recónditas. Sufrieron muchos hermanos y hermanas, sufrieron pérdidas de seres queridos en comarcas, en comunidades, sobre todo en las zonas rurales durante estos 11 años. Hemos perdido hermanos y hermanas de la policía Nacional, hermanos y hermanas del Ejército de Nicaragua, hermanos y hermanas, familias sandinistas, pero bueno, habíamos perdido la memoria de una perversidad masiva como la que vimos en estos meses”.

Reiteró que el pueblo clama justicia con dolor, exigen que paguen por sus crímenes todos estos que mataron a los 198 hermanos. “Que paguen por sus crímenes y al mismo tiempo, este pueblo digno, fuerte, de espíritu soberano. Digno heredero de Darío y Sandino se dispone a ir adelante porque hay tanto que hacer”.

Mencionó que los perversos, los malvados, los amargados, los envidiosos, se empeñaron en destruir, creyendo que con eso destruían el alma, el ánimo, las ganas de vivir, las ganas de trabajar de los nicaragüenses.

“Ni pudieron, ni podrán. Lo afirmamos categóricamente porque es palabra de Dios. Con la maldad, con la perversidad no se va a ninguna parte. Si yo no estoy de acuerdo con algo o con alguien no tengo porque mandar a matar a alguien. Las cosas se hacen de otra manera, hay formas, hay formas de dialogar, entendernos y procurar soluciones. Eso son los modelos de búsqueda de consenso en cualquier sociedad, no secuestrar un país, destruir instituciones, viviendas, asesinar a hermanos y hermanas, inculpar. Todo eso fue hecho para inculpar, para desprestigiar, para calumniar, esa no es manera, mucho menos conducta propia de cristianos”.

Rosario hizo lectura de Proverbios 15:26-33

26 Abominación son a Jehová los pensamientos del malo;
Mas las expresiones de los limpios son limpias.

27 Alborota su casa el codicioso;
Mas el que aborrece el soborno vivirá.

28 El corazón del justo piensa para responder;
Mas la boca de los impíos derrama malas cosas.
29 Jehová está lejos de los impíos;
Pero él oye la oración de los justos.

30 La luz de los ojos alegra el corazón,
Y la buena nueva conforta los huesos.
31 El oído que escucha las amonestaciones de la vida,
Entre los sabios morará.

32 El que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma;
Mas el que escucha la corrección tiene entendimiento.

33 El temor de Jehová es enseñanza de sabiduría;
Y a la honra precede la humildad.

Agregó que la principal buena nueva es que hemos recuperado la paz y la vamos a consolidar, la seguridad y la paz, “la vamos a consolidar como parte del compromiso de nuestro Jefe de Estado, el Comandante Daniel Ortega, ese compromiso que recoge el mandato y voluntad de las mayorías, porque Nicaragua quiere paz”.

“La buena nueva es que tenemos un proceso que va consolidando la paz, la seguridad y trabajo en todo el país. Nos han golpeado, pero no han destruido el alma nicaragüense. Ni pudieron, ni podrán.Ellos los culpables, los que asesinaron a 198 nicaragüenses y destruyeron la economía nicaragüense no podrán, porque hay un pueblo decidido a defender la paz, el derecho al trabajo y defender la vida, a defender con entendimiento y temor de Dios, que es enseñanza de sabiduría, y a defender la paz y la vida con humildad con fuerza, con fortaleza”.

“Así estamos, así nos sentimos, ayer nos seríamos llenos de buena nuevas, llenos de vida, y como decíamos, la principal noticia buena es que estamos consolidando la paz, aunque los puchos amargados se opongan. El pueblo nicaragüense y Dios lo sabe, quiere paz con dignidad, quiere paz con respeto, quiere paz procesos de seguridad y reconciliación construidos desde la familia, el barrio, la comunidad, la comarca, porque es ahí donde se construye la paz”, subrayó.

Añadió que la paz no se decide, la soluciones no se deciden en grandes mesas, las soluciones se van encontrando, y sobre todo cuando hay que promover comunicación, reconciliación nuevamente, encuentro y espíritu cristiano, genuino, el espíritu de familia, eso se va construyendo, desde la familia, la comunidad, la comarca y el barrio.

“Así estamos, Compañeros y compañeras, trabajando duro, con mucha Esperanza ! Esa Luz, esa Luz, que, de los ojos de la Familia nicaragüenses reunidas ayer en todo el País, celebrándonos, dándole gracias a Dios por la Paz; esa Luz, és la Luz que ilumina este País, és la Luz de Dios, és la Luz de las Familias, és la Luz del Buen Corazón, és la Luz que todos estamos reconociendo en nuestra Nicaragua : La Luz de Dios. La Luz del Buen Corazón. És la Mano de Dios que moviliza más Victorias del Bien Común en nuestra Nicaragua”.

Se refirió que a algunos les extraña que uno hable de Jesús. “A ayer me contaban que alguien comentaba con extrañeza, o como extravagancia de uno, el mencionar a Cristo Jesús. Así és la Vida, y así son los que creen vivir en un Mundo de Progreso. Nosotros vivimos en un Mundo que quiere, a pesar de la injusticia, Prosperar y Progresar. Pero vivimos aquí, afianzando y afirmando la Fé y, somos hijos e hijas de Dios, y lo repetimos y lo decimos con mucho Orgullo… Y nos enorgullece citar la Palabra de Dios, nos enorgullece enormemente confesarnos, decirnos, afirmarnos Creyentes, Cristianos; en el caso de nosotros los Católicos, Devotos de la Virgen María, e invocarlos todos los días y ponernos en Sus Manos”.

Agregó que es parte de nuestra Cultura, desde chiquitos nos hemos encomendado a Dios : “Si Dios quiere” és frecuente en nuestras expresiones; “Si Dios quiere”; “En Dios confío”. Hasta las Monedas en todas partes del Mundo hablan de Dios. Pero hay quienes creen que no tenemos Derecho a hablar de Dios, o de Jesús, dicen, y lo mencionan como si fuera locura o extravagancia.

“Bueno, cosa de cada uno! Nosotros somos Creyentes, nosotros somos un Pueblo de Fé, somos Personas de Fé, somos Familias de Fé, y desde esa Fé proclamamos que el Plan de Dios para Nicaragua, porque tenemos Confianza y sabemos que Dios cumple, que Dios és Justo, que el Plan de Dios para Nicaragua és el Reencuentro, és la Reconciliación, és el Bien Común, y és la Vida Buena, con Trabajo y Paz, con perspectivas de Prosperidad; la Vida con Alegría, con Felicidad, que és lo que todos queremos en nuestra Nicaragua”, subrayó