Negocio de platillos mueve la economía

Hay familias que optan por degustar una cuchara diferente los fines de semana o simplemente dan un recreo de la cocina, a las reinas del hogar.

La venta de comidas tradicionales: sopas, baho y nacatamales son una opción para degustar. Pero esta iniciativa que emprenden principalmente las mujeres es una fuente de ingresos, que si bien no es la única, es el complemento para la economía del hogar.

Vivian Figueroa tiene cinco años de vender sopa y vigorón en el cruce vial del barrio René Cisneros.

Trabaja todos los días vendiendo ambulante, pero los domingo lo hace desde casa preparando los platillos.

Este tipo de negocio es un potencial económico. Virginia Marisol Gómez y su familia comenzaron vendiendo tacos de pollo en Altamira hace más de diez años. Después en el año 2008 abrió otro negocio en el Puerto Salvador Allende al que llamo Los Takis pollo y este fin de semana la encontramos preparando sopa de costilla alta en otra sucursal que aperturó en el 2012 frente a donde fue la estación de Policía Nacional Cristian Munguía, buscando el mismo puerto.

En este punto vende todos los domingos dos tipos de sopa y siempre la sopa marinera.

En el Food Court del Centro Comercial Managua, también abrió otra sucursal en el 2015 y ahí ofrece todos baho y otros platillos.

Aseguró que la venta de comida ha sido un negocio que ha logrado administrar muy bien con la sabiduría de Dios y dijo que con los últimos tres negocios está generando al menos 26 empleos, que ha luchado por sostenerlos en estos dos últimos meses.

Periodista: Celia Méndez