Lavada de la Plata, una tradición religiosa más viva que nunca

La tradición religiosa Lavada de la Plata sigue más viva que nunca con una apoteósica celebración que se dio este 6 de diciembre en la Basílica Menor Inmaculada Concepción de María, del municipio de El viejo, departamento de Chinandega.

Los peregrinos de todas partes del país llegaron hasta este templo a rendir tributo a la Virgen María, lavando los objetos de plata, bronce y oro pertenecientes a la imagen antiquísima de la concepción que tiene 455 años de estar en esta ciudad y se encuentra en el trono de la Basílica.

La misa solemne inició a las 10 de la mañana y fue presidida por el Cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, además por el monseñor Bosco Vivas, obispo de León y por el monseñor Rodrigo Urbina, párroco de la Basílica de El viejo.

Pago de promesas

Los cientos de feligreses limpiaban a toda prisa los objetos de plata y así pagaban promesas y pedían favores.

Paula Amador declaró que tiene “32 años de venir desde Bluefields (…) significa mucho porque es muy milagrosa la Virgen para venir a lavarle y limpiar su plata, cada vez que le pido, ella me cumple”.

En el ritual no solo ancianos participan, sino niños, adolescentes y jóvenes como Jorge Leytón de 18 años de edad que es un fiel devoto manifestando que la Lavada de la Plata “nos llama e invita a limpiar el corazón de uno en preparación al adviento y la venida del Señor”.

Rina Díaz, procedente de Managua dijo que participó por primera vez en esta celebración y se siente “muy especial y muy bonito, soy muy devota de la Virgen, he venido con mi tía para pedir y agradecer”.

 

El rito religioso

Esta celebración tiene más de 200 años de desarrollarse, consiste en limpiar milagros y un centenar de objetos de la Santísima Virgen en el también llamado Santuario Nacional de la Patrona de los nicaragüenses.

El rito religioso simboliza la limpieza del alma de los peregrinos, quienes guardan los algodones, trapos, pañuelos u otros instrumentos que utilizaron para tal fin; otros devotos de El viejo reparten tiste y chicha de maíz para pagar promesas; también familias de artesanos ofertan jícaras y guacales que sirven para servir estas bebidas tradicionales.

La Imagen de la Concepción

La imagen de la Concepción de esta Basílica de El viejo fue propiedad de Santa Teresa de Jesús y trasladada por su hermano el español Fray Pedro de Cepeda, quién fue forzado a permanecer en Puerto El Realejo en 1562 por distintas situaciones como tormentas que impidieron su salida del país y por ende de la imagen, y desde entonces esta se quedó en la ciudad de El viejo.

CARLOS

Carlos Daniel Jarquín

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *