La jefa de vulcanización El Chilamate

Quedar viuda hace 2 años, significó un desafío inesperado para Ana Dávila, quién debió continuar con la vulcanización El Chilamate fundada por su difunto esposo hace una década.

Fue una guerra para continuar testifica Ana, quién asegura la ganó con ayuno y oración, ya que sólo Dios le ayudó a levantar el negocio, afirmó la ejemplar obrera.

Hoy Ana se ha vuelto a casar, y junto a esposo e hijos han sacado adelante la vulcanización El Chilamate, situada de Casa Pellas Acahualinca 3 cuadras abajo en la capital nicaragüense.

La Jefa de la Vulcanización, insta a las mujeres cuyos esposos no tienen empleos apoyarles, ya que siempre es posible salir adelante en pareja y mayor aún cuando te apoyan tus hijos.

Jesús Sánchez el esposo de Ana, agradece haber encontrado una mujer ejemplar y poder trabajar en la Vulcanización junto a los hijos de ella.

PABLO

Pablo López