La Casa del Masaje Relajante, una alternativa para mejorar la salud

Los masajes relajantes y terapéuticos, se han convertido en una buena alternativa en nuestro país, para que las personas restauraren energías, e incrementen el desempeño y productividad, ya sea en los estudios o en el trabajo.-

En Nicaragua, pese a que existen muchos centros que ofrecen estos servicios a nivel profesional, el potencial sigue siendo grande, así lo considera la emprendedora Valeria Castillo, propietaria de La Casa de los Masajes Relajantes.

Para esta joven de 33 años, licenciada en banca y finanzas, de las dificultades surgen las oportunidades, por lo que hace dos años, decidió brindar el servicio de masajes terapéuticos a domicilio, pero hoy ya cuenta con su propio local.-

«Tenemos clientes nacionales y extranjeros que llegan en busca de masajes relajantes, que pueden costar 25 dólares a domicilio y 20 dólares si es en nuestro local, en el caso de la fisioterapia, va en dependencia de cuántas sesiones se tiene que hacer el paciente, que puede andar por el orden de los 12 dólares cada una«, dijo la joven Castillo, al ser consultada por este medio de comunicación.-

Estos masajes pueden servir como terapia preventiva de enfermedades, algunas relacionadas con el estrés, mal humor, agotamiento e insomnio.-

«Y entonces imagínate, un mal humor que provoca mala productividad en tu trabajo, bajo rendimiento con tu familia, con tu esposa, como madre en el caso de las mujeres, e igual en el caso del varón, mientras que con una terapia de ésta puedes cambiar tu salud», agregó Castillo.-

La Casa de los Masajes está presente en las plataformas sociales Facebook, Instagram y Whatsapp, por lo que la clientela ha crecido considerablemente.-

«Nos ha ido bien, yo empecé desde cero, en un momento difícil, pero yo nunca pensé en la competencia, me enfoqué en el servicio de calidad y ahora somos 4 personas las que estamos en este proyecto, en el que realizamos un promedio de 45 sesiones al mes», destacó la joven emprendedora.-

ROMAN

Roman Rodriguez