El iPhone 7 estrenará Home, una aplicación para controlar el hogar

Abrir y cerrar puertas, subir y bajar persianas, encender y apagar las luces, cambiar la temperatura. Acciones sencillas que hasta ahora usaban botones o interruptores quedarán pronto en manos de Siri, el asistente virtual de Apple. También se podrá manejar desde la pantalla del iPhone o la tableta. El iPhone 7, que se presenta mañana en San Francisco, llegará con una sorpresa en su portada, una nueva aplicación. Se llama Home, y está dedicada al control del hogar. No será algo exclusivo del nuevo móvil, pero el resto de clientes tendrá que actualizarse a iOS 10, para poder hacerlo.

Apple lleva más de dos años allanando el terreno para dar este paso. En la conferencia de desarrolladores de 2014 presentaron Home Kit, el código necesario para comenzar a crear programas que hiciera que los objetos se entiendan con su móvil y tableta. En iOS 9, ya en la primavera de 2015, dieron más detalles. Este año se desveló que para los de Cupertino es tan importante que merece una aplicación propia instalada por defecto. Siri va a cambiar, para ser mucho más poderosa. Pronto será capaz de entender frases como: “Siri, ya estoy en casa”, “Siri, quiero ver una película”, “Siri, tengo frío”, “Siri, ponme música relajante” y actuar en consecuencia. Ya no se limitará a entablar una conversación, a crear una cita en el calendario o decir qué tiempo hace en el lugar de vacaciones, sino que tomará decisiones que se reflejen en el mundo físico.

Una vez que se configure Home, según la equipación de cada casa, Siri podrá subir la temperatura del salón y bajar la de la cocina, o subir las persianas cuando se vaya al dormitorio o elevarlas si ya es la hora de prepararse para ir al trabajo.

Uno de los frenos para popularizar los aparatos conectados ha sido el miedo. Cualquier aparato que lo esté es potencialmente vulnerable. Apple sabe de este temor y no ha dejado este aspecto al azar. Al contrario, ha creado un protocolo de seguridad propio que deben seguir todos y cada uno de los complementos que quieran sumarse al ecosistema. Subrayan que este protocolo respeta la privacidad del consumidor. Una segunda capa de seguridad será física, todos los aparatos certificados y compatibles tendrán un chip de seguridad que asegura la encriptación de las comunicaciones entre el iPhone o iPad que sirva como centro de control y el complemento en cuestión. Home cuenta con tres pestañas para hacer el uso más sencillo: Home, con visión general, Rooms, para configurar los espacios del inmueble, y Automation, para programar las acciones.

Otro impedimento para llegar al mercado de consumo era la dificultad de instalación. Desde Apple insisten en que no va a ser algo propio de fanáticos del bricolaje, sino casi tan sencillo como enchufar un aparato a la red eléctrica. Tras introducir un código para identificar el objeto en la aplicación, aparecerá disponible en la misma. Si se trata de una luz, se podrá configurar su intensidad según se desee. Si es un portero automático, saber a quién se abre la puerta. Si es un altavoz, en qué habitación está. De todos los aparatos probados en un piso piloto creado a medida para esta experiencia en Nueva York, quizá el que más ilusiona es una sensor que analiza la calidad del aire, el polvo en el ambiente y la saturación de dióxido de carbono.

En la compañía son conscientes de que, ahora mismo, solo representan el 2% del mercado de consumo. En sus planes entra contar un catálogo de más de 100 productos antes de final de año. Es muy probable que, durante la presentación de este miércoles, Tim Cook, haga hincapié en algunos de estos nuevos aparatos. Apple ha conseguido algo que todavía no se han planteado los dos gigantes de Internet, contar con una red de instaladores certificados, más allá de los que compren un producto concreto. Cuentan con una lista de expertos en domótica capaces de convertir una casa tradicional en una conectada y compatible con Apple.