Intensa actividad sísmica en el Cinturón de Fuego

El Gobierno Nicaragua ha circulado una nota del Ineter donde se explica la Intensa actividad sísmica en el Cinturón de Fuego del Pacífico, así lo informo la vicemandataria Rosario Murillo.

Explicó que ahí está concentrada el 80% de la sismicidad del mundo, reportando más de 14 mil sismos mayores de 4.5 grados entre 2015 y 2017.

Igualmente reporta 575 terremotos de 7.5 grados desde 1900 hasta 2015. De estos, 18 fueron megaterremotos con magnitudes superiores a 9. Por ejemplo, cita el de 9.5 en 1960 en Chile, el de 9.1 en 1964 en Alaska, uno de 9.0 grados en Kamchatka, Rusia, en 1950, el de 9.0 en Sumatra en 2004, el de 9.0 en Japón en 2011, y otros dos en Chile de 8.8 y 8.4 en 2010 y 2012, respectivamente.

Manifestó que el Ineter explica que los sismos son impredecibles a pesar de todos los estudios. “Sí podemos estudiar los patrones de ocurrencia de los eventos sísmicos y deducir de los patrones, pero no podemos asegurar que va a ocurrir o que no va a ocurrir un sismo”, explicó.

“¿Qué tenemos que hacer? Mantener la vigilancia permanente, cercana, oportuna, a través del Ineter y a través también de los relatos que nos hacen las familias de los lugares más sísmicos. Estudiar a fondos los fenómenos para orientarnos y alertar a las familias sobre los riesgos”, indicó Rosario, destacando la importancia de los planes familiares y los ejercicios de protección de la vida.

INFORME DEL INETER

Los especialistas del INETER indican que el cinturón de fuego tiene una extensión de más de 40 mil kilómetros y recorre decenas de país, incluyendo el istmo centro americano.

Afirman que todas las regiones del planeta que forman parte del cinturón de fuego están sujetas a una intensa actividad sísmica y volcánica, de ahí que sus poblaciones están expuestas a esta amenaza.

Hay que señalar que esta zona concentra más del 80% de la sismicidad mundial, según fuentes del Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS). Para dar un ejemplo, entre los años 2015 y 2017 ahí se registraron más de 14,000 sismos mayores a 4.5 grados.

En el periodo comprendido entre el año 1900 a 2015, ocurrieron un total de 575 grandes sismos (sismos mayores a 7.5 grados) en el cinturón de fuego, entre los que destacan 18 mega-terremotos (sismos mayores a 8.5 grados).

El mayor de esos 18 mega-terremotos tuvo magnitud 9.5 grados en 1960 en Chile; le sigue el sismo de 9.1 grados ocurrido un viernes santo de 1964 en Alaska; y a continuación el terremoto de 9.0 grados en registrado en Kamchatka, Rusia, en 1950.

Los mega-terremotos más recientes son:

– 9.0 en Sumatra, Indonesia, en diciembre de 2004 (el que generó un gran Tsunami que ocasionó más de 230,000 fallecidos, principalmente en Indonesia, Tailandia y Sri Lanka)
– 9.0 grados en Japón en marzo de 2011, el cual generó el accidente nuclear de Fukushima;

– dos terremotos en Chile de 8.8 grados y 8.4 grados en 2010 y 2012 respectivamente.

En cuanto a Nicaragua, si bien es cierto ocurren muchos sismos debido al fallamiento local y por la actividad volcánica, la mayoría de los sismos registrados por la Red Sísmica Nacional, son debido al círculo de fuego frente a la costa del Pacífico, donde la placa Coco subduce bajo la placa Caribe. Con la información disponible hasta este momento, no es posible descartar o asegurar la ocurrencia de un sismo de mayor magnitud.

A pesar de los avances de la tecnología y el desarrollo científico en el mundo, no se puede predecir cuándo va a ocurrir un sismo, ni precisar fecha, hora, lugar o magnitud de este. Tampoco podemos descartar su ocurrencia, asegura el Ineter.

Igualmente afirma que tomando en cuenta que vivimos en un país altamente sísmico, corresponde mantener una vigilancia permanente, cercana y oportuna de la actividad sísmica en general, y así estudiar a fondo este tipo de fenómeno que permita orientar y alertar a nuestro pueblo de los riesgos, para salvaguardar y proteger la vida.

Por ello, la importancia del fortalecimiento de los planes familiares ante desastres que venimos desarrollando por medio de los diferentes ejercicios a través del SINAPRED.

Por su parte el Ineter desarrolla una serie de actividades para el fortaleciendo de las capacidades nacionales de respuestas y vigilancia ante terremotos en este 2018:

1.- Densificación del circuito de estaciones sísmicas en Managua para alcanzar un total de 25 estaciones instaladas.

2.- Planificación de simulacros multi-amenazas renovados.

3.- Publicación del GeoPortal de Mapas Interactivos de Vulnerabilidades y Amenazas Naturales, en donde se presentan las principales amenazas y niveles de riesgos a los que está expuesta nuestra población.

4.- Avances en del desarrollo de proyecto “Centro de Asesoramiento de Tsunamis en Centro América (CATAC)” con ayuda de la cooperación japonesa, el cual tiene una fuerte componente sismológica de fortalecimientos de capacidades técnicas e instrumentales de INETER.

5.- Formulación y pronto inicio de la Fase II del proyecto “Alerta Temprana ante Terremotos” con la ayuda de la cooperación suiza, el cual también fortalece las capacidades científicas y de vigilancia de INETER.

Deja un comentario