Gritería Chiquita es celebrada con devoción en Masaya

Las calles de la ciudad de las Flores lucieron abarrotadas por decenas de familias devotas de las festividades marianas, en distintos puntos se escuchó el fervor a la purísima.

“Andamos cantando y pidiendo nuestra gorra, esa es nuestra tradición, siempre me acompaña mi familia y por supuesto le transmito esta devoción a mis hijos” agregó Roger Mauricio Zeledón.

La Gritería Chiquita sigue siendo para las familias una forma de agradecer los múltiples favores recibidos, pero también es una buena oportunidad de pedir por la paz del país.

Las familias indicaron que las tradiciones pertenecen a la comunidad y deben seguir sin importar las circunstancias a fin de traer armonía entre las personas y poder cumplir con las promesas.

En la ciudad la municipalidad se sumó a esta festividad erigiendo altares en diferentes sitios concurridos como el malecón, parque central, San Jerónimo y Monimbo.

“Seguimos las tradiciones de nuestros pueblos y la devoción a la asunción de Maria, la población le canta y nosotros les damos su gorra” indicó Janina Noguera, vice alcaldesa de Masaya.

Feligreses se mostraron contentos porque las tradiciones se mantienen vivas, principalmente la tradicional Gritería Chiquita, su celebración inició en León, pero en el transcurso del tiempo el fervor se extendió a los demás departamentos.