Fieles católicos reconocen sus pecados en miércoles de ceniza