¿El dinero es la felicidad?

Hacé lo que te apasiona y nunca tendrás que trabajar, será solo un recorrido de emociones con altos y bajos, pero siempre emocionante.

Empiezo con esta reflexión porque muchos siempre hemos venido buscando crecer económicamente, y esto es GENIAL, pero en esa búsqueda muchos nos hemos confundido y desviado.

Me acuerdo de mi madre que siempre nos decía: las cosas cuestan y hay que luchar por ellas, pero hay que hacer las cosas a su tiempo y enfocarnos en lo que nos hace feliz.

Para muchos, esto podría significar ser “conformistas” para otros esto significa “buscar tu felicidad”… y aunque algunas veces no quisiera ser conformista, me doy cuenta que ese no es el punto, el punto es que siempre busco mi FELICIDAD.

He visto a muchas personas que se vuelven Adictos al Trabajo, y viven para trabajar y otras personas exteriorizan que vinieron a este mundo para vivir y trabajan para vivir.  A como mi sicóloga siempre me decía: ni una cosa es buena, ni la otra es mala, todo es subjetivo… al final es en realidad darse cuenta de nuestro propósito y lo que nosotros como individuos queremos, porque lo que puede ser bueno para vos, no lo es para mi.

Les cuento que ahorita tengo 4 trabajos: Canal 2, El Look del Día, Tradexpress y el de mamá. Ya estoy en el punto que estoy viendo ese balance, para poder también dedicarme el tiempo para mi, que considero es MUY IMPORTANTE!!! En uno gano bastante bien, en otro es medio y lo disfruto, en el otro casi nada pero lo disfruto un montón, y en el otro no gano NADA económicamente pero gano mucho en mi corazón. Hay días que me ha tocado llorar por no saber cómo balancear, por sentirme ahogada o por simplemente sentir que me hace falta MUCHO 😰😰😰.

¿Qué hacer?
La receta yo no la tengo, solo les puedo decir que tenemos que tomar decisiones que nos llenen como seres humanos y que lo material no lo es todo, aunque muchas personas piensan que “el dinero es la felicidad”, pero de corazón les puedo decir que eso no es cierto.

En lo personal siempre en búsqueda de una buena estabilidad económica, pero que esté balanceada con una buena estabilidad emocional, y teniendo claro esto podemos lograr cosas grandes.

Crecí en Linda Vista Norte, con las cosas más básicas: perreras de Fut en la cuadra por las noches, esas desveladas chiclando a todos los chavalos con chivolas (porque era buena😎), trompo, el landa, macho parado, arriba, la muralla china, uuuuuuhhh!!! y fui FELIZ!!!

¿Necesité muchas cosas materiales en mi vida para ser feliz?
Respuesta: NO

Una frase que la he tenido en mi mente desde siempre:

Prefiero tener poco a que tener mucho y no tener nada.

Doña Vivian Pellas, en el I Congreso de Mujeres Líderes de Nicaragua, me inspiró por ser una mujer que a pesar de tener mucho económicamente ahora, un ser humilde de corazón quien también se la ha visto difícil en un sinnúmero de ocasiones, compartiendo la que más me impactó:

No podés es un insulto para mí. Caer y levantarse las veces que sea.

reflexión

Mi interpretación: nunca es tarde para definir qué es lo que en realidad queremos y cuál es nuestro propósito. Siempre con esas caídas y levantadas vamos aprendiendo a enfocar nuestras energías en lo que sentimos nos llenará como persona.

Luego me le acerqué para cruzar palabras y decirle:

Cómo me encantó escuchar su historia, verla tan auténtica, tan humana, tan accesible y, sobre todo, escuchar de la boca de una mujer como usted decir que: el dinero no lo es todo.

Ella me responde: es que no lo es.

Ufffff!!! como me llegó y hasta se me empezó a romper la voz al hablar con ella, porque en lo personal yo si pensaba que el dinero me podía dar felicidad en un momento, pero hace un año me pude dar cuenta que no lo es.

Para terminar!!! hahahah 😅 (que hablo verdad😅😅) lo que me he dado cuenta es que tenemos que tener ese BALANCE con las cosas que hacemos, meterle pasión a lo que hemos decidido realizar y lo que sentimos que nos esté quitando nuestra PAZ dejarlo a un lado y enfocarnos en nuestra meta final: ser felices.

El mayor de los éxitos, la mayor de la felicidad y la mejor tranquilidad para poder tomar las decisiones que más nos vayan a llenar como individuos.

Un abrazo!!!
Maritza Rivas