Hacer ejercicios, sinónimo de buena salud

Cae la noche en la capital, después de una larga jornada laboral, Katia Pasquier agarra su botellita de agua y una toalla rumbo al gimnasio, el estrés queda a un lado y el ejercicio físico toma el control de su mente, a pasado un año con ese ritmo de vida.

«Le dije adiós a la comida chatarra, bebidas azucaradas y con preservantes, el ejercicio ya es parte de mi vida, mi cuerpo me lo pide», señala Pasquier.

Salud y estética son las principales razones por las que una persona decide visitar un gimnasio, muchos nicaragüenses lo saben y acuden de manera cotidiana, sólo en Managua se contabilizan cerca de 450 gimnasios, sin embargo son pocos los que ofrecen un servicio completo.

Los precios de la mensualidad varían de acuerdo al lugar, van desde 200 córdobas con máquinas artesanales hasta 1800 con máquinas de última tecnología y excelente infraestructura.

Coliseo GYM ubicado en carretera hacia Masaya es considerado uno de los más completos del país, su propietario Josué Mendoza, señala que han invertido mucho dinero para ubicarse en la preferencia de sus clientes.

«Ofrecemos spinning, zumba, aeróbicos, masajes y entrenamiento rutinario, además incluimos una guardería para que los hijos de nuestros clientes permanezcan bien cuidados mientras sus padres hacen ejercicios» manifestó Mendoza.

Body Factory GYM abrió sus puertas hace tres años, han tenido que diversificar su oferta para poder meterse en la competencia férrea que mantienen los gimnasios por un mercado creciente qué demanda más y mejores servicios.

Alexander Nelson Rios, instructor de Body Factory GYM, le dedica 2 horas al gimnasio durante 5 días a la semana, su disciplina la cultivó desde adolescente «me alimento bien, concilio el sueño, vivo mi vida con mucha energía» dice mientras sonríe.

Hoy por hoy el negocio de los gimnasios es rentable y lo mejor es que los nicaragüenses han tomado conciencia sobre la necesidad de practicar algún deporte o hacer ejercicios, sin importar su edad.

ARNULFO

Arnulfo Peralta Solis