Diva´s Salón, un emprendimiento que crece sólidamente

En unos meses Diva’s Salón cumple siete años de estar en el mercado, así lo anunció con mucha satisfacción su propietaria María José Hernández.

Una joven madre, apasionada por el mundo de la belleza, que con su talento apoya a su esposo para sacar adelante a sus hijos y el hogar.

La clave de su éxito: el interés de aprender y diversificar sus conocimientos y oferta en todo lo concerniente al estilismo: cortes de cabello, coloración, uñas acrílicas, limpieza facial y se prepara para incursionar en el área masajes.

Los precios de sus servicios son muy accesibles, incluso aseguró que más bajos que los de la competencia. Oscilan desde los cien córdobas, un manicure, hasta un mil córdobas por coloración.

Con gran emoción y satisfacción aseguró que ha avanzando significativamente en relación a como inició su idea de negocio.

«Inicié con dos peines, unas tijeras, seis pinturas de uñas. Era algo que me alcanzaba en una mochila de pre escolar y todavía se veía vacía», recordó.

«He crecido bastante gracias a Dios, ahora tengo una shampucera de lujo, cuendo antes les lavaba el cabello a sus clientes en el lavadero. Ahora son bellos recuerdos», dijo.

Sus expectativas son crecer más en conocimientos e infraestructura.

Reconoce que el mundo de la belleza no era lo suyo, ni aún cuando su mamá la pusó a estudiar un técnico. Ella concluyó el curso por gracias de Dios y compromiso. Su gustó era el inglés, cosa que con el tiempo fue desistiendo.

Con el paso de los años despertó una inquietud por conocer sobre las uñas acrílicas y así despertó realmente el interés por la belleza y retomó unos cursos que la animaron a desarrollarse.

En la actualidad Diva’s Salón es una fuente sólida de ingreso, con lo cual «hombro a hombro» colabora con su esposo.

Las personas la pueden encontrar por Facebook como Soy Diva’s Salón.

CELI

Celia Méndez