Daniel aborda pormenores de la intentona golpista en Nicaragua con el periodista Max Blumenthal

El Presidente Daniel Ortega Saavedra, conversó con el periodista estadounidense Max Blumenthal, sobre los pormenores de la intentona golpista que sectores de la oposición radical ejecutaron en Nicaragua con el apoyo financiero de Estados Unidos.

En la entrevista, el mandatario expuso desde cuándo y cómo se desarrolló la trama golpista, habló sobre la guerra de desinformación que acompañó las acciones terroristas de la derecha y otros aspectos claves que tienen como objetivo el desgaste y desestabilización del gobierno sandinista a todos los niveles.

Conspiración fue bien trabajada desde el 2007

El Presidente Daniel relató a Blumenthal que desde que el FSLN retomó el poder a través del voto popular en el año 2007, se vienen desarrollando todo tipo de estrategias para desgastar al gobierno sandinista.

“Fue una conspiración bien trabajada (…) ya que cuando nosotros retomamos el gobierno en el 2007 empezaron a formarse grupos armados, muchos de ellos vinculados al narcotráfico y con cajas de resonancia a través de las redes en Costa Rica y en Miami, y con vínculos con organismos de inteligencia norteamericanos y con financiamiento. Desde ese momento empezó una campaña tratando de establecer que había una oposición armada contra la dictadura sandinista, desde 2007”, explicó.

“Si uno revisa los periódicos de la derecha vas a ver cómo destacaban las fotos, ahí están las fotos de los armados, presentándolos como patriotas, y ellos asesinando campesinos, asesinando sandinistas, asesinando autoridades locales y también lanzándose contra la policía y el ejército, y matando soldados y matando policías”, relató.

Destacó que en este año, el plan se intensificó a partir del 18 de abril, cuando se definió con claridad el objetivo golpista de la oposición.

“Los primeros incidentes se dieron el 18 de abril. El 19 de abril ya fue aquello una ofensiva militar, es decir, no eran manifestaciones pacíficas. Hubieron manifestaciones pacíficas de la oposición y hay manifestaciones pacíficas que han transcurrido con calma, sin problemas, pero esa noche del 19 de abril, en las diferentes cabeceras departamentales del país, lanzaron ataques simultáneos, grupos armados”, indicó.

Desde el comienzo “los golpistas armados andaban en cacería de sandinistas, buscándolos en sus casas, asesinándolos, quemándoles las viviendas, saqueándoselas y mientras tanto la policía acuartelada”, manifestó el presidente.

Acuartelar a la policía fue una medida que no se correspondía

Daniel explicó que en los primeros días de la violencia terrorista, la Conferencia Episcopal solicitó el acuartelamiento de la Policía Nacional, como condición para iniciar el diálogo nacional.

“Yo acepto que fue una medida que no se correspondía con el momento sobre todo que se estaba viviendo y fue una medida solicitada como condición por la Conferencia Episcopal, fue un punto que puso como condición para abrir el diálogo” y que eso iba a acabar con los ataques armados y crímenes de los grupos armados, expuso.

“Yo acepté acuartelar a la policía, pero más bien esto lo aprovecharon para intensificar los crímenes en todo el país y destruir escuelas, centros de salud, incendiar alcaldías, hospitales, todo lo que es terrorismo, actividades terroristas, sembrar el terror en la población, entonces era explicable que las familias sandinistas o no sandinistas que estaban siendo víctimas de esos ataques buscaran como defenderse. Es un principio constitucional todo ciudadano tiene el derecho de defender la vida cuando es agredido, cuando es atacado”, afirmó.

“Fueron 55 días, fue demasiado tiempo realmente, porque eso lo que hizo fue provocar muchos muertos sandinistas, de familias sandinistas, que empezaron a ser asesinados, hasta que viendo que el diálogo no daba resultados con restablecer la paz; que las fuerzas de oposición se empeñaban en proteger los actos de violencia, de terror, los crímenes, nos los condenaban ni los han condenado, se negaban a desmontar los tranques de la muerte, donde en muchos tranques torturaban, asesinaban, robaban, pero además tenían cautivo al pueblo en los diferentes municipios del país, tenían cautivos a 400 transportistas centroamericanos con más de 200 furgones, y se hicieron esfuerzos a través de la comisión del diálogo y con la CIDH para desmontar el que tenían en la zona de Carazo y en los días en que se realizaron las gestiones pasaron 10 días, durante 10 días nos asesinaron decenas de compañeros en Carazo. Entonces no podíamos seguir, y no hubo más que ir a desalojar los tranques”, expuso.

Guerra de desinformación en redes sociales

El Presidente manifestó que en este asedio golpista, la guerra de información que se desarrolló en las redes sociales fue un componente nuevo e importante.

“Lo que nosotros vivimos en la lucha contra Somoza, en la guerra que nos impuso Estados Unidos en los 80, era sobre todo la comunicación de los medios televisivos y medios escritos, que eran la caja de resonancia para presentar una mala imagen de Nicaragua y justiciar la guerra contra Nicaragua”, recordó.

Daniel señaló que en este nuevo gobierno sandinista, la guerra de la desinformación comenzó desde el año 2007, cuando grupos opositores comenzaron a posicionar e internacionalizar el problema generado en el INSS durante más de 10 años de desgobierno neoliberal, atribuyéndole la crisis del sistema de seguridad social al FSLN.

“Cuando nosotros regresamos al gobierno en el 2007, al poco tiempo empezó un movimiento de jubilados que no tenían la cobertura de la seguridad social, porque no habían cubierto las cuotas suficientes y nosotros recibimos el seguro social en condiciones muy críticas, y por nuestra sensibilidad la demanda resultaba justa y empezamos a examinarla a ver que respuesta se le podía dar a los jubilados, pero apenas habían salido los jubilados inmediatamente apareció una etiqueta, que decía OcupaINSS y se internacionalizó. Y de repente nos encontramos con una fuerza ahí de opinión a través de las redes que va teniendo mucho ímpetu y entonces incluso cuando esta la situación bastante candente, porque llegaron a meterse a cuidar los jubilados, los mismos que les habían negado ese derecho a los jubilados cuando ellos estuvieron en el gobierno durante 17 años”, rememoró.

“Y fue la primera aparición también de altos dirigentes de la iglesia católica ante un conflicto de ese tipo, porque llegaron al sitio dos obispos que discutieron ahí con los jóvenes sandinista que estaban a favor de los jubilados, pero que estaban en contra de las acusaciones que se lanzaban en contra del gobierno de que éramos responsables de que estos jubilados no tuviesen un ingreso. Y lo que hicimos fue incorporarlos aun a costa de que se debilitara aún más la seguridad social”, esa fue la primera experiencia de la guerra de desinformación, según comentó el presidente.

Una segunda experiencia sobre este mismo eje nuevo en la aplicación del golpe de estado, se da con el incendio de la Reserva Indio Maíz.

“Eso vino con una fuerza mucho mayor, porque ellos no habían dejado de estar utilizando las redes para estar lanzando ataques contra el gobierno frente cualquier tema”, señaló.

“Cuando Indio Maíz ellos explotaron con gran fuerza, internacionalizando la consigna que había que salvar Indio Maíz, que nosotros estamos destruyendo y estábamos incendiando Indio Maíz. Esto ya se vio articulado con movimientos también aquí en las ciudades, ya se trataba de desarrollar un plan mayor que apuntaba en esta dirección, pero no se nos ocurría que estuviesen pensando en un golpe de estado. Simplemente la vimos con una batalla donde trataban de desgastar el gobierno”, refirió.

¿Cómo contrarrestar la estrategia de desinformación?

El mandatario nicaragüense aseguró que una de las maneras para contrarrestar las estrategias de desinformación es “fortalecer localmente las redes, con el pueblo, con los trabajadores, los jóvenes, las mujeres, y con los maestros, maestras, para defender lo buenos que ha tenido y tiene este proceso. También es imprescindible internacionalizar esta lucha, porque ellos han logrado internacionalizar su batalla en contra de este proceso”.

Gobierno depura con responsabilidad información sobre las muertes

El Comandante Daniel mencionó que se está trabajando en un proceso para depurar toda la información sobre las muertes que se registraron en el estadillo de la violencia organizada por la derecha opositora.

Indicó que en el país trabajan organismos de derechos humanos que tienen una clara línea política de atacar al gobierno.

“Han sumado todo, es decir si han habido en estos meses en Nicaragua 200 muertos o 300 muertes, bueno todas dicen que son víctimas del gobierno. Ninguno es sandinista, ninguno falleció por lo que son accidentes de tránsito, ninguno falleció por lo que son crímenes, porque indiscutiblemente tenemos mucha seguridad en Nicaragua, pero se producen crímenes, delitos comunes, asaltos, robos. Entonces ahí no está dicho cuántos fallecieron dentro de lo que es los delitos comunes, cuántos son de los grupos de la oposición, cuántos son sandinistas, y cuántos son ciudadanos que sin estar comprometidos ni con el gobierno ni con la oposición fueron víctimas en los tranques o fueron víctimas en otros lugres de agresiones, o situaciones como cuando en un tranque no dejaban pasar la ambulancia y fallecía la madre. Entonces ese tipo de depuración no la hacen ellos”, explicó.

Félix Maradiaga vinculado a acciones terroristas

En la entrevista, el Presidente Daniel señaló que está demostrado que algunas personas están vinculadas a los actos de terror y violencia que sucedieron en el país, entre los que mencionó a Félix Maradiaga.

“Ahí en la Upoli este señor se paseaba con una gran barba y con hombres armados atrás. Se sentía como un personaje de Isis (…) luego cuando salió la denuncia, porque él está dentro de una denuncia donde se ha abierto un proceso, entonces corrió a cortarse la barba. Fue lo primero que hizo quitarse la barba y viajar a Estados Unidos. Él está en un proceso, porque aquí tiene que haber justicia para todos”, indicó el presidente.

Daniel también se refirió a la forma en cómo entran recursos financieros al país, que luego son utilizados en acciones de desestabilización.

“Esos recursos se desvían y terminan financiando actividades terroristas y nosotros tenemos que ponerle atención lógicamente a la forma en que están fluyendo estos recursos aquí en Nicaragua. Y nosotros estamos en lo que son los organismos internaciones, tenemos un compromiso de combate contra el terrorismo, y así como Estados Unidos se protege de que le ingresen fondos para el terrorismo, o fondos para incidir en elecciones que es lo que se debate mucho ahora, o que a través de las redes entren a influir en la política norteamericana, eso lo cuidan en Estados Unidos, nosotros tenemos el derecho y la obligación de cuidar también, igual que en Estados Unidos, que no nos pase lo que nos ha estado pasando hasta la fecha”, afirmó.

“Aquí tenemos el organismo que se creó de acuerdo con la comisión mundial contra el terrorismo y el lavado de dinero. Aquí en Nicaragua se llama la UAF, precisamente en estos días hay una reunión en Panamá donde se está midiendo el avance de nuestros países en asegurar medidas que eviten ese tipo de filtración de dinero hacia actividades que no son legales. Entonces le corresponderá a los organismos que tienen esa responsabilidad en nuestro país, examinar todo lo que tiene que ver con financiamiento que se mueve, se lava y que va para actividades delictivas, incluyendo lógicamente todo lo que es el narcotráfico y el crimen organizado”, añadió.

Política de EE.UU. no ha cambiado en relación a Nicaragua

Daniel también se refirió a la histórica política estadounidense de intromisión en los asuntos de países como Nicaragua.

“Nosotros estamos totalmente claros, convencidos que la política de los EE.UU. no ha cambiado en relación con Nicaragua. Quieren tener gobiernos sometidos totalmente a sus decisiones, y por lo tanto ellos siempre han rechazado la posibilidad de que el Frente retornará al gobierno. Eso lo hemos tenido bien claro”, comentó.

“Cuando nosotros llegamos al gobierno indiscutiblemente nosotros sabíamos que EE.UU. iba a ser todo lo que pudiera para buscar cómo desgastar, debilitar a nuestro gobierno. Las primeras sanciones las tomó el presidente Obama, movido por quien, movido por el odio de La Florida. Yo veo claramente que en la política norteamericana el odio de La Florida sigue siendo muy fuerte, para luego ir a negociar con el Gobierno en el Congreso, leyes que son de interés del gobierno a cambio de que les aprueben leyes que son de interés de ellos en contra de Cuba, en contra de Venezuela, en contra de Nicaragua en contra de los países que ellos consideran que no se someten a sus políticas”, dijo el mandatario.

Sin embargo, en medio de la presión desde Estados Unidos, el Gobierno Sandinista logró avanzar y consolidar una alianza con los empresarios para el desarrollo del país.

“Nosotros logramos avanzar si en lo que fue el acuerdo con los empresarios, trabajadores, gobierno, una alianza, una cuerdo con empresarios que no eran sandinista, ni habían sido sandinistas, no era un acuerdo político ideológico, sino un acuerdo para fortalecer la economía del país, generar empleos, combatir la pobreza. Lógicamente, un acuerdo como ese con todas las condiciones que les daba a los empresarios la posibilidad de ganar con más seguridad con más estabilidad; entonces esa alianza empezó a ser torpedeada allá en Washington, y los nicaragüenses de los oenegés, de partidos políticos de extrema derecha, que hoy andan en el golpismo también fueron allá, a señalar que están haciendo mal los empresarios al estar en alianza con el sandinismo. Y ahí nació ya la famosa ley Nica Act. Ese fue un elemento muy importante para crear condiciones de desestabilización, para el golpe, para el intento del golpe, porque provocó una fractura en los empresarios, porque amenazaban con poner en la lista Magnitsky, amenazaban con esa lista no solamente a los sandinista, sino también a los empresario por estar aliados con los sandinistas. Entonces esto inhibió a los empresarios, unos empresarios se decidieron a que era mejor ir contra el sandinismo, romper la alianza y aplaudir la ley, que se aplicara la ley; otros empresarios más serios, más responsables porque sabían que la ley le haría daño a todo el país, más bien hicieron esfuerzo para que no se aprobara la ley”, explicó.

El Comandante señaló que la ley NicaAct creó las condiciones para la intentona golpista, “porque ya la alianza (gobierno-empresa) venía siendo afectada y lógicamente nosotros sabemos que una ley como esa afecta en primer lugar a los pobres, al pueblo, a los campesinos, a los trabajadores, a las familias, viola los derechos humanos”.

Valoró que esa Ley viola las mismas normas que tiene Estados Unidos con organismos internacionales, “donde EE.UU. está comprometido a no bloquear fondos que van para programas sociales, para programas que van en beneficio de la población, carreteras, caminos, escuelas. Entonces, indiscutiblemente nosotros estamos conscientes de que es una ley que no es buena para Nicaragua, no es buena para el país, y que todo esto que está aconteciendo a final de cuentas afecta a Nicaragua, afecta a la región centroamericana y afecta también a los Estados Unidos, porque Nicaragua ha sido un punto de contención contra el narcotráfico y el crimen organizado. En eso le prestamos una gran ayuda a los Estados Unidos”.

Ortega refirió que hay una tendencia de emigrar, porque todas las actividades terroristas han generado no solo pérdidas de vida, que es lo más doloroso, sino que han dañado la economía nicaragüense.

Explicó que el crecimiento que había venido teniendo Nicaragua con un gran impacto de combate a la pobreza y creando condición para que la gente emigrara menos a los Estados Unidos, con el desempleo que ha generado esta crisis el desempleado va a buscar otro camino, y buscan para Costa Rica, que es lo más cercano y buscan para Estados Unidos.

Nicaragua ha sido el muro de contención contra el narcotráfico

Agregó que si antes eran muy pocos los que buscaban para Estados Unidos, ahora seguramente muchos nicaragüenses buscarán ese destino, “y yo diría que lo más peligroso es el tema de la seguridad y la estabilidad en Nicaragua, que está determinada por la paz y que está determinada, por tanto, por una economía estable. Si eso, intentan romperlo, entonces lo que van a hacer es abrir, romper las fronteras al narcotráfico, al crimen organizado, a las pandillas, porque Nicaragua ha sido el punto de contención de la presión que viene del norte hacia el sur.

“Aquí hemos logrado contener, haciendo esfuerzos combinados, con Honduras, El salvador, Guatemala, México, pero si se rompe esta contención, entonces aquí va a pasar tranquilamente el crimen organizado, el narcotráfico, las pandillas, que ya están penetrando en Costa Rica y van a terminar ocupando Panamá y van a terminar incidiendo en el canal de Panamá, una ruta estratégica a nivel global. Prácticamente se estaría uniendo toda la red de narcotráfico desde el norte hasta Colombia, donde está la fuente principal de producción de droga”.

El FSLN no ha sido no ha sido una fuerza política dependiente del estado

El Presidente Ortega explicó que el Frente Sandinista siempre ha trabajado de la mano con el pueblo, haciendo esfuerzos para buscar la auto sostenibilidad de la actividad política partidaria,

“El Frente pasó 17 años fuera del gobierno, y cada 19 de julio llenábamos esa plaza. Ellos dicen que ahora llenamos la plaza porque estamos en el gobierno y la llenamos de empleados públicos. El Frente ha hecho un esfuerzo muy grande para recaudar y motivar a la población en los diferentes municipios y diferentes territorios para buscar la auto sostenibilidad de la actividad política partidaria, y participamos en todas esas elecciones sin estar en el gobierno, y bueno, ahí conseguíamos recursos para colocar alguna propaganda en la televisión, propagada directa, es decir no hemos sido una fuerza política dependiente del estado, y esa es la mejor prueba. Retornamos en esas condiciones y aquí, lo que son los programas del Alba, lo que han hecho es ayudarle a la población, a la familia, con programas que no lo pueden entender las fuerzas que nos adversan”, dijo.

También mencionó también el programa Hambre Cero, que es entregarles a las mujeres campesinas en una primera etapa, y luego a los campesinos que tiene una parcela de tierra entregarle animales para la crianza, desde gallina, cerdos, vacas, ganado, y que puedan convertirse en sujetos económicos, en sujetos productivos.

“Eso ellos no lo pueden entender, se burlan de esos programas. Lo que se ha invertido también en lo que son caminos, caminos para el pueblo, calles para el pueblo, en lo que han sido también para el desarrollo en el orden del esparcimiento, para los parques infantiles, una parte con el presupuesto de las alcaldías y otra parte con el apoyo del Alba”.

Relaciones con Venezuela abrieron un importante mercado que permitió levantar nuestra economía

Asimismo destacó el beneficio que le ha traído al país las relaciones con Venezuela. “Porque ha movilizado más la economía del país, los empresarios se beneficiaban con las exportaciones a Venezuela, en los momentos en que Venezuela tenía una condición económica más fuerte e importaba mucho a Nicaragua. Venezuela llegó a convertirse después de Estados Unidos en el segundo país que más le compraba a Nicaragua, beneficiando a los empresarios, a los grandes medianos y pequeños, y esto nos llevó a incorporar algunos cultivos, como el frijol negro, aquí consumimos frijol rojo y como Venezuela consume frijol negro, empezamos a financiar a los campesinos para que cultivaran el frijol negro que tenía un mercado seguro en Venezuela, los ganaderos igual muy contentos exportando ganado a Venezuela, y las plantas procesadoras de leche exportando leche a Venezuela, y las plantas procesadoras de la caña, produciendo azúcar, exportando azúcar a Venezuela.”

“Venezuela, a través del alba se convirtió en un mercado importantísimo para Nicaragua que ayudó a levantar la economía y esto permitió desarrollar programas sociales”, agregó.

OEA se debilita con la actitud revanchista de gobiernos de derecha

El Presidente destacó que Venezuela decidió retirarse de la OEA, los tiempos no se han vencido todavía si, el plazo para retiro, y Venezuela sigue jugando un papel activo en la OEA, “en los últimos debates que ha habido sobre Nicaragua, ahí ha estado Venezuela jugando un papel activo igual que otros países, como Bolivia por ejemplo y otros países del Caribe que tienen posiciones muy claras, otros países que dadas las presiones que reciben lo que hacen es obtenerse a la hora de la votación”.

Agregó que ve que aún, “con el debilitamiento que tiene la OEA, tenemos que seguir dando la batalla, es un espacio que está ahí, hay que dar la batalla y es cierto que países como los Estados Unidos que están en la OEA, y se presentan como los grandes promotores en la defensa de los derechos humanos, ellos no han ratificado, ni han firmado su compromiso con la OEA sobre el tema de los derechos humanos, y hablan tranquilamente sobre los derechos humanos, son elementos que debilitan a la OEA, indiscutiblemente, pero lo que más debilita a la OEA en estos momentos , es la actitud revanchista de gobiernos de derecha, que hoy hacen mayoría en América Latina y que han hecho cuerpo con los Estados Unidos, o dirigidos por Estados Unidos, o dirigidos por el grupo de Miami, para hacerle la guerra a los países que defendemos una relación de respeto a la soberanía, de no injerencia, independientemente de que hay que respetar lógicamente las políticas de cada país”.

En este sentido puso de ejemplo a la CELAC, que “fue posible por la madurez de las fuerzas de izquierda que entonces éramos mayoría en América Latina y actuamos verdaderamente de forma democrática. No hicimos cuerpo para irnos en contra de las fuerzas políticas de derecha que eran minoría, no buscamos con descalificarla, no buscamos como llevarlos para juzgarlos en la OEA, simplemente los respetamos, que ellos resolvieran sus problemas, porque problemas tiene cada país, no hubo una política injerencista y eso permitió que se lograra al final crear la comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, y que venía funcionando bien con alternancia en lo que eran sus reuniones, México, Caracas, caracas, Chile, Chile- Cuba, Cuba- Costa Rica, y ahí va, de repente cuando se va dando el avance de gobiernos de derecha en América Latina entonces cambia la situación y la CELAC ha quedado prácticamente bloqueada y la OEA ha sido tomada por países que irrespetan completamente a sus propios pueblos, porque han tomado una acción revanchistas injerencista irrespetuosa, han formado un bloque”, afirmó.

Hizo énfasis en que si la práctica de la OEA fuese llevar a juicio a cada país que tiene problemas de desaparecidos, de muertos, de levantamiento etc., entonces ahí tendrían que estar desfilando cada vez y cuando países latinoamericanos ante el Consejo de la OEA.

El Comandante Ortega explicó que después del triunfo de la revolución Nicaragua parte de los principios de pluralismo político, economía mixta y no lineamientos; bajo estos mismos principios se trabajó con relaciones respetuosas con toda la comunidad internacional.

“En estas circunstancias, yo diría que hoy más que nunca debemos seguir trabajando lo que veníamos haciendo, abriendo nuevas rutas, nuevos mercados, profundizando relaciones en todos los ordenes con naciones que le han brindado a Nicaragua una cooperación muy importante, y esto se hace más que imprescindible, ya no solo por la contradicción historia que tenemos con la política expansionista de los Estados Unidos, ese es un punto de inflexión que está ahí, no se mueve, sino que tenemos que hacerlo también por lo que se está viviendo en el mundo” expresó.

En ese sentido afirmó que “La globalización está dejando de ser globalización y se está convirtiendo en una partición, en una fragmentación con todos los riesgos que esto trae para la economía global, incluyendo para la economía norteamericana”, dijo al mismo tiempo que afirmó que hoy más que nunca Nicaragua debe buscar más espacio para sostener su economía.

Nicaragua era motivo de reconocimiento internacional

Los avances en distintos ámbitos hasta antes del 18 de Abril el Presidente considera que habían sido motivos para el reconocimiento de todos los países con los que Nicaragua tiene relaciones, excepto lógicamente aquellos países con los que Nicaragua tiene relaciones formales pero no miraban bien que un gobierno sandinista marcara pautas que provocaran elogio y admiración de países más desarrollados, porque realmente se sorprendían primero del grado de seguridad.

“Cómo un país con una economía tan pequeña, con un presupuesto tan pequeño para sus fuerzas armadas, lograra tener el más alto grado de seguridad en la región y bueno, de lo más altos grados de seguridad en toda América Latina y el Caribe. Cómo lograba esta economía, niveles de crecimiento aún con la crisis del 2008, Nicaragua logró un nivel de crecimiento, mientras otras economías retrocedían”. norteamericana. Yo creo lógicamente que tenemos que buscar ser creativos en cuanto al rumbo de retomar Nicaragua”.

El periodista destacó que visitó diferentes lugares en el país donde conversó con sandinistas que han sido abusados o que sufrieron algún daño en estos últimos meses.
Ortega asegura que el compromiso es hacer justicia por todos los daños causados por el terrorismo.

“Tenemos un compromiso con la Justicia y aquí decimos: derechos humanos para todos, justicia para todos, y precisamente hoy dimos a conocer lo que es un plan de atención a las víctimas de toda esta situación terrible, que ha afectado a muchas familias nicaragüenses, y esto conlleva la comunicación con ellos en primer lugar y el acompañamiento en el campo de la salud, en el campo psicológico, ayudarle a construirles una vivienda.

Iglesia y diálogo nacional
Afirmó que con la iglesia históricamente han surgido contradicciones, sin embargo se había logrado mantener un buen diálogo con la iglesia aún en los momentos en los que Nicaragua estaba asediada por el odio.

“En particular con el Cardenal Miguel Obando, con el cual teníamos contradicciones, a veces públicas, al final, sí, yo le pedí a él que fuese el Presidente de la Comisión de paz y reconciliación, que él la presidiera y que de segundo fuese un líder evangélico, el reverendo Gustavo Paragón, y ayudaron mucho con las comisiones de paz para que se dieron los desarmes y se evitaran muchas muertes a la hora del desarme, del fin de la guerra”.

“Con esta Conferencia Episcopal, con las actuales autoridades de la Iglesia, hemos tenido diferencias que cruzan por el orden político, con ellos ya habíamos tenido un diálogo hace unos cuantos años, pensamos que iba a ser un diálogo, pero no pudo ser un diálogo porque ellos salieron precisamente con una declaración donde nos hacían una serie de señalamientos. Fuimos con ellos a dialogar a intercambiar y yo tuve que decir, bueno cuando me leyeron la declaración que iban a publicar, tuve que decirles, ustedes ya me condenaron sin escucharme, pero bueno, ese no nos llevó a una confrontación, simplemente diferencia, ellos tienen sus posiciones políticas, pero bueno”, afirmó.

El Presidente Ortega señaló que reconoce que el Cardenal Brenes ha sido muy cuidadoso en sus declaraciones, igual que otros obispos, “pero ha habido dos o tres obispos que han roto con su papel de mediadores porque el día que se instaló el diálogo uno de ellos, tomando la palabra inició dándole todo el respaldo a la oposición, ese obispo, en ese momento estaba restándole autoridad a la conferencia episcopal. Y ahí mismo otro obispo mandando mensajes por el celular tuiteando a favor de la oposición y contra el gobierno. Y eran dos en ese momento que estaban dañando la credibilidad de la conferencia episcopal como instrumento de mediación. Y nadie les llama la atención a ellos y nadie les decía que no podía ser así, y yo diría que sufrió un desgaste la credibilidad de la Conferencia Episcopal por la actitud de algunos obispos.

Refirió que concuerda con el mensaje del cardenal Brenes, defendiendo la paz, trabajar por la paz acabar con el odio.

Finalmente El presidente Daniel Ortega agradeció la solidaridad de las personas a nivel internacional que siguen creyendo en el proyecto revolucionario que existe en Nicaragua, asimismo envió un mensaje a la izquierda estadounidense y europea.

“A los que tiene dudas, o a los que piensan que ya no vale la pena ser solidarios con Nicaragua, yo les diría que aquí al final de cuentas se trata de ser consecuentes con los principios de uno mismo, y que observen bien cómo se comportan sus autoridades, qué derecho les da a su autoridades de estar castigando a un país al cual lo han castigado a lo largo de toda la historia, estar castigándolo una vez más con sanciones de todo tipo, poniendo en práctica, como siempre han puesto en práctica la política injerencista. Entonces yo les diría a ellos que apelo a ese principio que es elemental, defender el principio de la no injerencia, aunque no estén de acuerdo en todo lo que nosotros aquí hemos hecho o estamos haciendo, es elemental defender el derecho de no injerencia, de no injerencismo, de países europeos o gobierno europeos, o del gobierno de estados unidos, porque de ahí es donde salen las señales de injerencia, unas veces más otras veces menos peor ahí van marcando señales de injerencia”, concluyó.