Calzado Levi incursiona en el mercado nacional y extranjero

Los artesanos en calzado continúan aprovechando sus prodigiosas manos y mente creativa al máximo con el deseo de seguir trabajando y superando metas, calzados Levi en Masaya es una muestra de ello.

Aquí son 14 artesanos los que a diario cumplen con su tarea de cortar el cuero, moldear, pegar y armar hasta ver finalizado el calzado según el diseño que se trabaje.

Calzados Levi es un pequeño taller ubicado en el corazón de Monimbó, su propietario Juan Carlos Gonzáles cada día despierta con nuevas expectativas desde el inicio del proyecto.

“Inicié con 3 pares de zapato, mi pensamiento era y siempre ha sido salir adelante, cuando pude vender lo primero que hice la gente me sugirió que pusiera mi taller porque hacía un buen trabajo” recuerda Juan Carlos.

Vender el calzado en el mercado nacional es fundamental para esta pequeña empresa, sin embargo como toda empresa con metas está posicionar el producto en el mercado internacional, la constancia está llevando a calzados Levi a poder cumplir esos objetivos, el zapato que se produce aquí ya ha Sido vendido en algunos países centroamericanos.

Cumplir con el trabajo es importante en este taller de emprendedores, pero debe ser primordial mantener los estándares de calidad para contar con mayores demandas en pedidos.

“Siempre he dicho que si trabajas con amor todo te saldrá bien y es lo que siempre hago y se lo transmito a toda la gente que trabaja conmigo, eso ayuda a nuestro crecimiento” agregó Juan Carlos González.

El ambiente de armonía entre trabajadores es el resultado de un trabajo preciso, esto ha sido propicio para que la marca Levi se posicione en el mercado nacional y extranjero.

“La coordinación entre todos debe ser importante para garantizar un zapato duradero y un acabado fino” expresó Javier Medina.

“No importa si es nuevo el trabajador, tratamos de encarrilarnos para hacer un buen trabajo y que nos llevemos bien, eso es lo importante en este taller” mencionó Juan Carlos.

Gonzáles asegura que el secreto siempre ha estado en el deseo de superación en un país que te ofrece las oportunidades de crecer.

AMELIA

Alexander Méndez