Presidente Ortega llama a preservar los principios que nos legaron los héroes de septiembre

Una vez más los colores patrios destacaron en la histórica hacienda San Jacinto, donde el presidente Daniel Ortega y la vicepresidente Rosario Murillo encabezaron el acto con que el gobierno conmemora 163 años de la batalla en que un puñado de patriotas, superados en dos por uno, entrenamiento y mejor armamento, vencieron a William Walker y sus filibusteros.

En su discurso Ortega reconoció el lugar como el sitio donde se defendió la patria y la soberanía de Centroamérica, destacando los ideales, principios y valores de esos nicaragüenses que participaron de ese hecho histórico, donde intervinieron norteamericanos que perseguían la ruta de tránsito de nuestro país.

Señaló de falta de dignidad y patriotismo de los que trajeron a los filibusteros, rindiendo la soberanía a los pies de la fuerza militar de los militares del ejército del sur de Estados Unidos, ultrajando la patria con el nombramiento de Walker como presidente.

Destacó también la unidad centroamericana para enfrentar a los invasores y defender la independencia de Centroamérica, frenando los planes expansionistas, considerando la batalla de San Jacinto, como el acto en que Nicaragua demostró que se podía vencer al enemigo a pesar de su superioridad.

Esa batalla es el momento histórico donde se consolida la independencia a criterio del presidente Ortega, derrotando al invasor y los vende patrias que siempre han existido en la historia.


Se refirió a las nuevas arremetidas en américa, donde que intenta repetir la historia, irrespetando la soberanía de los pueblos, como ha pasado en varios países del mundo, donde el poder económico y militar ha llevado a Estados Unidos a desconocer los principios que ellos mismos reconocieron después de la segunda guerra mundial, amenazando incluso al máximo tribunal del mundo en la Haya, al intentar éste conocer de sus barbaries.

Considera que esta etapa, donde el gobierno norteamericano actúa como forajido, al igual que Walker, será superada por el mimos pueblo estadounidense y los países de América Latina y El Caribe, superando los planes de guerra a los que se unen algunos gobiernos serviles, que ahora intentan provocar la guerra en Venezuela, usando el Tiar.

Ortega criticó también al gobierno Argentino por sus ataque a Venezuela y Nicaragua, cuando ellos mismos tienen graves problemas internos y las islas Malvinas de su pueblo siguen tomadas por otra potencia.

Hay que defender los principios sagrados que nos legaron los héroes de septiembre que defendieron nuestra soberanía.

HECTOR

Héctor Calero Castro