El “aberrante” caso del empalamiento de una niña de 16 años

La funcionaria, María Isabel Sánchez, informó que Pérez fue drogada con marihuana y cocaína y, mermada su voluntad, “violada vía vaginal y anal, no sólo con el pene del hombre que lo hizo sino también utilizando un objeto romo, como pudo haber sido un palo”.

Eso, aseguró, “motivó el reflejo vagal que mató a Lucía“; el empalamiento por el que miles de mujeres en Argentina están convocando nuevas marcha contra la creciente violencia de género.

El caso de Lucía, sucedió en la ciudad playera de Mar del Plata, se produjo solo días después de que una protesta de decenas de miles de mujeres en Rosario fuese reprimida con balas de goma y gases lacrimógenos.

Asimismo, se da cuando diversos casos de violencia criminal, entre ellos varios feminicidios, y el aumento de las incautaciones de narcotráfico han aumentado la sensación de inseguridad en un país particularmente sensible a la violencia, uno de los que menos homicidios reporta en América Latina.

El caso de Lucía

La fiscal Sánchez informó que el cuerpo de Lucía fue dejado en un hospital de Mar del Plata, recién bañado y vestido, como si los agresores hubiesen intentado mitigar las consecuencias de sus actos.

Sin embargo, los morados y pruebas de ADN al cuerpo, así como a los bienes incautados, probaron una “agresión sexual inhumana“.

El “reflejo vagal” al que se refiere la fiscal es esa reacción incómoda, y en este caso fatal, que se produce al introducir algo por la boca hasta el fondo. Es la respuesta al contacto del nervio vago, o nervio pneumogástrico, el más importante del cuerpo, que va de la boca al recto.

Según la familia, Lucía fue “entregada” a uno de los agresores por una compañera de la secundaria, donde cursaba el último grado.

La fiscal sospecha, no obstante, que la joven mantenía una relación de amistad o amorosa con el presunto agresor.

Esa chica (Lucía) no era una consumidora habitual. La niña fue a la casa voluntariamente y una vez allí ya fue presa de la voluntad de los autores del hecho”, expresó la fiscal.

Matías Farías, de 23 años de edad, y Juan Pablo Offidani, de 41, fueron arrestados el domingo en la casa donde se cree ocurrieron los hechos un día antes. La fiscal ordenó la detención de un tercer agresor.

El carro en que dejaron a la víctima en la unidad médica había sido visto en la cuadra de la escuela, dijo la fiscal, quien alertó de la presencia de vendedores de droga cerca de los colegios.

 

BBC