Chile: 44 años del golpe de estado a Allende

Hace 44 años el presidente de Chile, Salvador Allende sufrió un duro golpe de estado que lo llevó a su muerte y al cambio político y social de ese país suramericano.

Un septiembre 11 de 1973 se escribió una página negra de la historia chilena, los responsables fueron oficiales de las Fuerzas Armadas de Chile cuando se unieron para derrocar a Salvador Allende, quien se convirtió en el primer político de orientación marxista y de izquierda en el mundo que accedió al poder a través de elecciones generales de un Estado de Derecho.

Allende durante los 3 años de mandato desarrolló transformaciones sociales como nacionalizaciones, reforma agraria, sanitaria y educativa.

El mandatario estadounidense Richard Nixon y su secretario Henry Kissinger influyeron decisivamente en grupos opositores a Allende financiando y apoyando un golpe de estado, entre las acciones comprobadas se manifiesta el asesinato a René Schneider y el Tanquetazo, una sublevación militar de finales de julio de ese año.

Días antes de la acción militar se unió Augusto Pinochet, comandante en jefe del Ejército. En la mañana de aquel 11 de septiembre, las cúpulas de las Fuerzas Armadas y de Orden lograron rápidamente controlar gran parte del país, hicieron bombardeos de artillería y un ataque aéreo contra la Casa de Gobierno y presidencial, exigieron la renuncia inmediata del presidente chileno; quien se refugió en el Palacio de La Moneda. Tras el bombardeo de la sede Allende se suicidó y la resistencia en el Palacio fue neutralizada.

El golpe marcó el fin del gobierno de la Unidad Popular, que fue seguida por el establecimiento de una junta militar liderada por Pinochet. Chile, que hasta ese entonces se mantenía como una de las democracias más estables en América Latina entró en una dictadura cívico-militar que se extendió hasta 1990. Durante 17 años fueron cometidas sistemáticas violaciones a los derechos humanos, reconocidas por la ONU, se limitó la libertad de expresión, se suprimieron los partidos políticos y el Congreso Nacional fue disuelto.

Salvador Allende luego de su muerte se convirtió en una figura emblemática y símbolo de grandes luchas sociales en Latinoamérica y el mundo, para muchos historiadores su legado y pensamiento socialista continúa más vigente que nunca.

 

CARLOS

Carlos Daniel Jarquín

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *