10 señales de que te estás convirtiendo en señora

#1 Ya no te gustan los lugares con ruido muy fuerte

Las discotecas o los bares con música fuerte, de la, que no te deja platicar a gusto, ya no te llaman la atención. Tal vez los soportas un rato pero ya no son de tus lugares favoritos para salir por unos tragos.

#2 Te llevas “algo de tapar” a todos lados

Mas vale prevenir, tu suéter o chamarra van contigo a todos lados. Antes soportabas los fríos pero ahora prefieres estar calientita siempre, no te vaya a dar un aire o un resfriado.

#3 Te encanta ir a tiendas de muebles y decoración

Si ya no vives con tus papás, seguramente las cosas de decoración ya tienen un nuevo sentido para ti. Ahora te encanta comprar muebles, decoración y blancos. Nada como la satisfacción de comprar un nuevo colchón o sillas para tu nuevo comedor.

#4 Ya no usas ropa incómoda

Tal vez antes te encantaban los stilettos, las blusas o pantalones ajustadas, o las tangas. Ahora ya has aprendido que la ropa en la que te sientes cómoda siempre se te ve mejor y que no hay nada como la ropa interior que no te aprieta.

#7 No reconoces a nuevos artistas

Cuando ves los “Kids Choice Awards” o los “Grammy” ya no reconoces las nuevas canciones o artistas de moda. Tu eres de la época de las Spice Girls y si se reúnen te daría muchísima emoción.

#8 Ya aceptaste que tus papás no saben cómo usar las nuevas tecnologías

Antes te desesperaba que tus papás no supieran usar tu celular o las redes sociales, pero ya aceptaste que prefieren las cosas sencillas y que para ellos un iPhone parece más complicado que útil.

#9 Te emocionan las ofertas

Seguro antes no ponías atención a los precios, porque probablemente no pagabas tú, pero ahora que te das cuenta de lo que cuestan las cosas, las “ventas nocturnas” y las ofertas 2X1 te enloquecen. Hay que aprovecharlas.

#10 Tus planes de fin de semana ya no son como antes

Tal vez en una etapa de tu vida tus fines de semana sólo consistían en coordinarte con tus amigos para salir de fiesta, emborracharte y crudear todo el domingo. Ahora tal vez tus planes se llenen con ir a bautizos, lavar tu ropa, ir al supermercado u otros pendientes que no pueden hacer en días laborales.

Publicado por: Mariana Tinoco

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *