Chef australiano mata, descuartiza y cocina a su novia

Marcus Volke, un chef australiano, mató a su novia, la descuartizó y la cocinó para intentar deshacerse del cuerpo. La policía de Brisbane le pilló cocinando un pie de la joven y aprovechó un descuido de los agentes para suicidarse tirándose por la ventana. Ahora el caso llega a los juzgados para determinar si los agentes actuaron negligentemente.

“Había un mal olor. Era un olor que no había olido nunca antes y que no podría describir”, narró el agente de policía Bryan Reid en la investigación.

Un electricista que acudió a arreglar la cocina de Markus Volke y su novia Mayang Prasetyo, avisó a la policía al detectar el olor. El joven se excusó diciéndole que estaba guisando cerdo. Los agentes lo pillaron con un pie de la joven en una olla con agua hirviendo. El cocinero la había matado y descuartizado y pretendía deshacerse del cuerpo.

Los agentes explicaron que había sangre en la nevera y el cuerpo de la chica descuartizado en la lavadora. Al principio llegaron a pensar que se trataba de una broma macabra pero al comprobar el interior de la olla se dieron cuenta del horror que se había vivido en la casa.

Cuando los agentes fueron a detener al joven cocinero, este saltó por la ventana y se rompió el cuello. Todo ocurrió en 2014 pero ahora un juzgado debe determinar si los agentes actuaron de forma negligente.

Mayang Prasetyo, de origen indonesio, había trabajado como prostituta y Markus también había sido gigoló. Ahí fue cuando se conocieron. Según publica el diario Daily Mail, ambos discutieron y ella le amenazó a él con contar a su familia su pasado en la prostitución si la dejaba.

Los vecinos narraron que la discusión de la pareja, dos días antes del hallazgo, duró más de media hora y que a la joven se la escuchaba gritar. Se habían casado para que ella obtuviera el permiso de residencia en Australia. A cambio, ella le ayudó a encontrar trabajo como gigoló para poder pagar sus deudas, que ascendían a 9.000 dólares.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *