Una madre de 11 hijos que doblegó al cáncer, víctima del tiroteo de Orlando

Brenda Lee Marquez McCool, una madre estadounidense de 11 hijos que superó un cáncer en dos ocasiones, fue una de las víctimas mortales de la masacre ocurrida el pasado sábado en el Pulse, un club nocturno gay de Orlando (EE.UU.).

Marquez McCool, de 49 años, y su hijo de 21, Isiah Henderson, acudieron juntos como de costumbre a este local la noche de la tragedia. Para él, un joven homosexual, y ella, una amante del baile, el Pulse era su lugar favorito para relajarse, relató su hija mayor, Khalisha Pressley, a NBC News.

Isiah logró sobrevivir al ataque, pero Brenda falleció tras ser alcanzada por dos disparos efectuados por Mateen, el autor de la matanza, que fue abatido por brendala Policía tras asesinar a 49 personas.

Poco antes de la tragdia, Marquez McCool actua

lizó su estado en Facebook con un breve video en el que se hacía eco del buen ambiente que reinaba esa noche en el club nocturno.

Su actual viudo, Robert Vince Pressley Sr., un afroamericano que sirvió en la Fuerza Aérea estadounidense, se casó en 1985 con Marquez McCool, con la que tuvo dos hijos. “Fue una buena madre y un gran apoyo, siempre procuraba ayudar a los demás”, dijo Robert.

El pasado domingo, Omar Mateen, entró en el club nocturno armado con un rifle de asalto militar y una pistola con los que perpetró la masacre.

 

Agencias.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *