173 muertos durante crisis del país registra Comisión de la Verdad

La Comisión de la Verdad, Justicia y Paz dio a conocer que, según las investigaciones desarrolladas hasta la fecha, se registran 173 víctimas mortales de los acontecimientos y actos violentos que han afectado al país a partir del 18 de abril.

Los datos estadísticos corresponden a la introducción al informe preliminar que será dado a conocer formalmente a finales de esta semana.

De las víctimas, 156 son varones, 6 mujeres y 11 menores de edad (9 niños y dos niñas).

Del mismo modo, se conoce que 95 fallecieron en Managua, 20 en Masaya, 9 en Estelí, 9 en Chinandega, 8 en León, 8 en Matagalpa, 7 en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (4 en el triángulo minero, 3 en Puerto Cabezas), 4 en Carazo, 2 en Granada, 2 en Jinotega, 1 en Río San Juan, 1 en Chontales y 1 en la Región Autónoma del Caribe Sur, específicamente el periodista Ángel Gahona, en Bluefields.

Los víctimas han fallecido en mayor cantidad los días miércoles, días que se registran 34 fallecidos. Los domingos han sido 18, 19 los lunes, 17 los martes, 17 los jueves, los viernes 29 y los sábados 39.

¿A qué se dedicaban los fallecidos?
La comisión ha investigado también la ocupación de los fallecidos, encontrando hasta el momento que 11 de ellos eran estudiantes universitarios, 9 estudiantes de secundaria, 9 policías, 7 comerciantes, 3 taxistas, 2 periodistas, 2 maestros, 2 vigilantes y un desempleado.

Sin embargo, siguen desarrollando grandes esfuerzos para determinar a qué se dedicaban 83 de las víctimas.

El informe fue presentado por Jaime López Lowery, quien detalló que las fuentes para adquirir las estadísticas fueron el Ministerio de Salud, la Policía Nacional, el Instituto de Medicina Legal, organismos de derechos humanos como la Procuraduría de los Derechos Humanos de la República de Nicaragua, así como publicaciones de la CPDH, la NPDH, el CENIDH y medios de comunicación que han suministrado información.

Asimismo, recoge las denuncias recibidas que han llegado a ser interpuestas a la comisión.

Lowery indicó que las cifras son alarmantes, pero las condiciones en las que las personas fallecieron los son aún más.